Retos y objetivos de la empresa fintech en 2019

Post de experto

Jordi Nebot, CEO en PaynoPain y experto en fintech

 

La empresa fintech se encuentra en un momento de plena madurez. Tras un boom sin precedentes de todo tipo de servicios y productos tecnológicos enfocados a revolucionar el mundo de las finanzas, solo aquellas fintech que se adelanten a los retos que están por venir podrán llegar a ser los verdaderos líderes del cambio. Y 2019 va ser un año definitivo en este aspecto, lleno de retos para el sector y decisivo para conseguir los objetivos propuestos.

 

El tiempo real, un reto para la banca y la empresa fintech

Si reflexionamos sobre los retos que va a encontrar la empresa fintech en 2019, vemos rápidamente que estos van unidos intrínsecamente a los retos que enfrenta la banca. Y el gran reto de la banca es el tiempo real, por ese motivo las transferencias instantáneas y la PSD2 serán un game changer durante los próximos años.

Imaginemos un sistema donde ya no se requiera pagar con tarjeta, sino con un servicio como es la transferencia, que suele ser gratuito. Obviamente se derivará algún coste por consumir las API’s de los bancos, pero lo que está claro es que este cambio en las reglas del juego supondrá especialmente un reto para VISA y MASTERCARD, que se tendrán que mover para no perder cuota de mercado.

 

Optimización de las nuevas plataformas, un reto complicado sin las fintech

Con la explosión que está habiendo actualmente de plataformas de PFP, economía colaborativa, etc., cada día son más necesarias las empresas fintech que ayuden a la complicada gestión, tanto regulatoria como bancaria, de este tipo de servicios. Automatización del KYC, pay-ins con distintos medios de pago, pay-outs, agregación de datos bancarios, etc. Las plataformas que ofrecen este tipo de servicios se verán enormemente beneficiadas si colaboran con la empresa fintech que sepa prever sus necesidades.

 

Inclusión financiera, un reto a gran escala

Pero, por supuesto, no todo es Europa. Existen países en vías de desarrollo que tienen un futuro prometedor en el sector fintech pero con otro prisma. En esencia, el objetivo actual y que será prioritario en 2019 es buscar la inclusión financiera haciendo uso de las tecnologías móviles. Esto podemos comprobarlo sin irnos muy lejos, en PaynoPain tenemos diversos proyectos en marcha con este objetivo, en Las Bahamas, Brasil o República Dominicana. Pero también nos sirven de ejemplo casos como M-pesa, que muy pronto van a ser lo habitual para dar servicios a aquella parte de la población que se encuentra aislada del sistema financiero.

 

Regtech, un reto prometedor

El regtech ya es una realidad, pero cada vez más van a aparecer startups dedicadas a esta área del sector fintech y más entidades bancarias van a colaborar con este tipo de empresas para reducir sus costes operativos. Podemos afirmar que 2019 va a ser un año definitivo para la tecnología regulatoria.

 

Blockchain, el reto de ser realistas

En cuanto al blockchain, todo indica que en 2019 será cuando se asienten los usos reales en los que esta tecnología aporta valor. Ahora mismo vivimos un momento de hype en el que parece que estas nuevas tecnologías pueden solucionar cualquier fallo previo del sistema. Sin embargo, como tecnología tiene sus ventajas e inconvenientes, y ahora mismo todavía no se está siendo suficientemente crítico con ello.

Evidentemente existen proyectos muy prometedores como Ethereum, Hyperledger, Corda o Quorum, que son herramientas muy potentes para que los desarrolladores encuentren soluciones innovadoras a problemas comunes. Gestión documental, sistemas de identificación segura, firmas y contratos, sanidad o logística son solo algunos campos donde se puede aplicar esta tecnología. Pero repito: no siempre aporta valor.

Y es que, hablando de retos, hay que entender y aprender a diferenciar cuando un sistema totalmente descentralizado es necesario o aporta alguna mejora, o cuando realmente estamos limitando la capacidad del propio sistema. Pero recordemos, también se pueden buscar soluciones mixtas con blockchain’s privadas o, como permite Hyperledger, con nodos con distintos grados de acceso y de funcionalidad.

Comments are closed.