¿Por qué el teléfono móvil gana terreno como medio de pago favorito?