¿Es peligroso comprar online en rebajas? Siguiendo estos consejos básicos, no lo será

En fechas de gran cantidad de compras online como Navidad o rebajas son muchas las personas que se plantean usar este medio para comprar, pero siguen sintiendo reticencia por miedo a posibles peligros. Y la realidad es que, aunque las probabilidades de ser víctima de fraude siguen siendo muy bajas, sí es en este tipo de fechas cuando más cuidado hay que tener a la hora de comprar online. 

Por suerte, es muy sencillo saber si un sitio es fiable para comprar o no, simplemente hay que conocer las claves que te ayudarán a averiguarlo en pocos segundos. Por eso hoy os traemos los pasos a seguir para comprar online en reabajas con total seguridad, para que el temor nunca más te haga perder una buena oportunidad de compra.

Normas básicas de seguridad online

Para empezar vamos a ver unas normas básicas de seguridad online que nos evitarán disgustos en cualquier circunstancia:

  1. Nunca des el PIN de la tarjeta: este pin solo te lo pedirá el cajero de tu banco y la web de tu banco para operaciones muy concretas. Nunca lo des a ninguna web, no lo envíes por e-mail ni nada similar. No es necesario para completar compras, en ningún caso.
  2. No hagas compras online conectado a una wifi abierta: la información que envías a través de estas redes puede ser visible para terceras personas y, en caso de que estas tengan malas intenciones, hacer compras conectado a este tipo de red sería un gran error porque les estarías proporcionando tus datos de pago.
  3. Usa contraseñas complejas, intenta no repetirlas y cambiarlas regularmente: esta norma de seguridad que habrás leído más de una vez es de las que menos se cumple pero en más de una ocasión le habría ahorrado un disgusto a alguien. Ten en cuenta que existen aplicaciones que generan y guardan automáticamente contraseñas muy seguras para que no tengas que memorizarlas, simplificando el trabajo de seguridad enormemente.
  4. Evita ser víctima de phishing y smishing: para ello, no respondas nunca a e-mails o sms con datos personales, aunque creas conocer la empresa que te los solicita. Si, por ejemplo, tu banco te pide datos, nunca lo hará por este medio, sino que deberás entrar en su página web, iniciar sesión e introducirlos de manera segura. 

Comprar online de manera segura en una web que conocemos

Si la web en la que te dispones a comprar algo ya es conocida para ti porque has realizado compras previamente y todo ha salido bien, solo hay una medida de seguridad que debes tomar: asegurarte que realmente estás en la web que crees estar.

Una práctica fraudulenta habitual es imitar un sitio web conocido para que el comprador crea estar en otra tienda virtual. Por suerte, esto es tan fácil de solucionar como comprobando que la URL es la correcta o, si no estás seguro, buscando en Google el nombre de la tienda a la que deseas acceder y hacerlo mediante los resultados de búsqueda: la auténtica saldrá entre los primeros resultados.

Comprar online de manera segura en una web que NO conocemos

Pero en el caso de querer comprar en una tienda virtual nueva o que no conocemos, también podemos hacerlo de forma perfectamente segura, solo tendremos que comprobar su validez mediante unos sencillos pasos:

  1. No te fíes de descuentos imposibles: esto por sí mismo no es motivo para desconfiar totalmente de un sitio, pero si se ofrecen descuentos exagerados como del 80% o 90%, es mejor estar alerta y comprobar bien los siguientes pasos.
  2. Comprobar que se trate de un dominio seguro: para esto es tan sencillo como buscar el candadito al lado de la URL. No todas las tiendas seguras lo tendrán, pero si lo tiene gana muchos puntos para ser un sitio de compra segura.
  3. Busca datos de contacto, aviso legal y condiciones de compra en la web: todos estos datos dan veracidad a un negocio online, sobre todo los datos de contacto, cuántos más haya, mejor: teléfono, e-mail, dirección física, etc.
  4. Buscar opiniones online y los perfiles en RRSS: esta es una manera creativa de asegurarnos de que no estamos en una web “fantasma”. Si es una tienda con un recorrido y ventas reales, seguro que tendrán redes sociales con comentarios de clientes o valoraciones de sus productos y calidad de atención al cliente en alguna web de internet.
  5. Finalmente, el sentido común nos dirá si es una web sospechosa: dominios raros, una mala traducción, falta de información… Cuando ya se dispone de cierta experiencia comprando online, es el propio sentido común el que nos hace sospechar cuando una web no es trigo limpio. 

Pero sobre todo es importante que no cunda el pánico. Las probabilidades de ser víctima de fraude online son muy bajas y las autoridades identifican y cierran webs fraudulentas a diario para que comprar online sea algo seguro para todos. Así que os animamos a disfrutar de las rebajas también online siguiendo estas sencillas medidas de seguridad.

Y si tienes una tienda online y deseas hacerla más segura, no dudes en contactarnos para conocer mejor nuestra pasarela de pago segura, con la tecnología más actual y diferentes sistemas que la convierten en una de las más seguras del mercado.

 

Learn More